Hernia discal: Qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué es la hernia discal?

Para definir de forma correcta, primero debemos entender que es un disco intervertebral. El disco es una estructura que se encuentra entre los cuerpos vertebrales. Tiene una zona exterior alrededor más dura llamada anulus o anillo fibroso y en el centro es de estructura más blanda como un chicle o gelatina llamado núcleo pulposo.

Dolor y síntomas protrusión discal, extrusión discal lumbar o rotura del anillo fibroso

Su función es de amortiguación y estabilizador de la columna vertebral

También existe una estructura que recorre toda la columna vertebral dando estabilidad que se llama ligamento longitudinal posterior, que es independiente del disco, pero se encuentra entre el disco y la médula.

La hernia discal se define como la ruptura de esta estructura. La ruptura del anulus o anillo fibroso que es la zona más externa de los discos.

Tipos de hernia discal

Según la ruptura del anulus o de las vértebras afectadas nos podemos encontrar con diferentes clases:

  • PROTRUSIÓN DISCAL: a veces escrito de forma errónea como «protusión», se refiere a cuando el anulus se rompe solo parcialmente y generará una pequeña deformidad y abombamiento del disco. Este abombamiento lumbar es la primera señal de alerta a tener en cuenta.
  • HERNIA DISCAL: Si se produce una rotura del anillo fibroso o del anulus por completo, el núcleo pulposo de columna se desplaza hacia el canal vertebral generando compresión de la raíz o raíces afectadas.
  • EXTRUSiÓN DISCAL: En algunas ocasiones cuando además de romperse el anillo fibroso o anulus también se rompe el ligamento longitudinal posterior, el núcleo pulposo se desplaza y migra hacia arriba o hacia abajo generando síntomas más severos.

¿Qué síntomas tiene una hernia discal?

La gran mayoría de pacientes inician con un dolor lumbar o a media espalda, que dura en promedio una semana y luego presentan dolor irradiado al miembro inferior pudiendo llegar incluso a la rodilla.

Esta es la forma más común, pero en algunas ocasiones se puede presentar de forma diferentes.

Aunque el síntoma más frecuente de la hernia discal es el dolor lumbar, es necesario acudir al especialista para obtener el diagnóstico adecuado.

Porque otras patologías deben ser descartadas como infecciones o tumores. También es necesario descartar lesiones severas de las raíces nerviosas, en la que suelen manifestarse como pérdida de fuerza o debilidad.

Algunos pacientes que sufren esta dolencia creen que han perdido fuerza, pero realmente es el dolor el que les impide mover. Por eso es necesario acudir a un especialista en columna para obtener el diagnóstico correcto y el mejor tratamiento posible.

Es importante calmar al paciente. Aunque los síntomas sean muy severos, lo más probable es que remitan con el tiempo. Nueve de cada diez pacientes con hernia discal NO requieren intervención quirúrgica. Mejorarán con el tiempo debido a que la hernia discal se reabsorbe con el tiempo, pero deben ser seguidos por un especialista de columna.

¿Qué dolor produce la hernia discal?

La localización del dolor depende de la raíz nerviosa afectada, suele doler sobre todo si el paciente se sienta o está de pie, o al hacer esfuerzos como estornudar o ir al baño. Estos movimiento se reflejan dolorosamente en el canal espinal.

Suele mejorar acostado, en algunas ocasiones esto no ocurre y el dolor empeora acostado.

El dolor se describe como un latigazo que puede ir acompañado de acorchamiento que recorre la pierna, puede ir por detrás, lateral o por delante, dependiendo del disco afectado.

Factores de riesgo que pueden provocar una hernia discal

La causa exacta de esta afección no se conoce, pero se identifican factores de riegos como, edad (jóvenes), sexo masculino, historia familiar de hernia discal, trabajos de esfuerzo o de movimientos repetitivos, accidente o, simplemente, la edad. Con la vejez, los discos intervertebrales pierden resistencia y elasticidadF lo que hace más fácil empezar a sentir hormigueo o dolores.

También pacientes con enfermedades como diabetes mellitus y fumadores.

¿Cómo tratar la hernia discal? Extrusión discal tratamiento efectivo

La mayoría de pacientes acuden a urgencias de los hospitales tras un episodio de dolor lumbar irradiado a miembros inferiores. El tratamiento a la protrusión o lumbalgia suele ser analgésicos o antiinflamatorios intramuscular o intravenoso dependiendo de la severidad del dolor.

Para seguir con el tratamiento son enviados a las consultas generalmente con la resonancia magnética de columna lumbar.

En la consulta se reajusta o modifica tratamiento si el paciente no está obteniendo mejoría de los síntomas. La medicación debe ser siempre supervisada por un médico. No olvidemos que la lesión por extrusión discal es grave y puede empeorar fácilmente.

Los pacientes que no mejoran con la medicación o que han tenido que acudir en más de una ocasión a urgencias por dolor intenso pueden beneficiarse de una infiltración epidural caudal.

Este procedimiento se realiza en quirófano, pero también se puede realizar en nuestra consulta. El bloqueo epidural caudal mejora los síntomas casi de forma inmediata y genera un alivio sostenido durante algunos meses. Tiempo suficiente para que la hernia se deshidrate, disminuya de tamaño y deje de generar dolor.

Muy excepcionalmente algún paciente no mejorará con la infiltración epidural caudal, en estos casos se recomienda la cirugía.

Aunque el tratamiento sea un paso importante, lo mejor que podemos hacer antes esta dolencia en la prevención. Realizar ejercicios específicos, por ejemplo hipopresivos, para fortalecer la espalda y la cadera puede ayudar a la descompresión de los discos. Adoptar una postura correcta si pasamos mucho tiempo sentados. O acudir a fisioterapia regularmente antes de sentir cualquier tipo de dolor.

Los ejercicios específicos pueden fortalecer los músculos que rodean la columna vertebral, mejorar la postura

Artículos más leídos

Últimos artículos publicados

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *