DOLOR DE CADERA Y ESPALDA ¿Cómo diferenciarlos?

El dolor en la cadera y en la espalda pueden presentarse juntos, lo que complica la identificación de su origen. Esto puede ser un problema ya que su tratamiento puede variar dependiendo de la causa. En este artículo, hablaremos sobre cómo diferenciar el dolor de la cadera del dolor de espalda y cómo se pueden diagnosticar estas patologías.

El origen del dolor en la cadera puede ser debido a patologías en la articulación, músculos, tendones o ligamentos. Esto puede ser causado por diversas razones, como el desgaste articular, inflamación, traumatismos, y/o trastornos en la columna vertebral. La mayoría de las veces, el dolor en la cadera se siente en la parte lateral de la cadera o en la ingle. En ocasiones, también puede irradiarse hacia los muslos o rodillas.

El dolor de espalda puede manifestarse en varios niveles de la columna vertebral. Al igual que en la cadera, por diversos factores, como el desgaste, la hernia discal, la escoliosis, entre otros. Sin embargo, a diferencia del dolor en la cadera, el dolor de espalda se siente a lo largo de la columna vertebral, y puede ir acompañado de síntomas como entumecimiento, hormigueo y debilidad muscular.

¿Cómo diferenciar el dolor de cadera y espalda?

Distinguir entre ambos tipos de dolor puede ser difícil, pero algunos signos pueden ayudar a identificar el origen del dolor. Si el dolor se encuentra en el lado lateral del cuerpo, es probable que su origen sea en la cadera. Si se siente en la columna vertebral, es más probable que sea el dolor de espalda. Para asegurarse del diagnóstico, se deben realizar pruebas médicas, como radiografías, resonancias magnéticas y tomografías, para poder realizar un diagnóstico preciso.

Una vez diagnosticado el problema, el tratamiento puede variar dependiendo de la patología detectada. Para la cadera, el tratamiento incluye terapia física, medicamentos para el dolor y, en algunos casos, puede ser necesaria la cirugía. En la espalda, el tratamiento puede incluir ejercicios de terapia física, medicamentos y, en casos graves, cirugía vertebral.

En algunos casos, puede ser necesario realizar una infiltración diagnóstica para asegurar el origen del dolor. Consiste en la inserción de una aguja en la zona afectada para inyectar un líquido que anestesia la zona. Si el dolor disminuye durante el procedimiento, indica que el origen del dolor está en la zona infiltrada. La infiltración se puede realizar en quirófano o en el consultorio con ayuda de la ecografía. Si bien es una técnica muy útil para determinar el origen del dolor, la infiltración debe realizarse solo por médicos especializados.

Imagen del procedimiento de infiltración ecoguiada en la cadera

Ilustración detallada del procedimiento de infiltración ecoguiada en la cadera.VER VIDEO

Conclusion

El dolor en la cadera y en la espalda son patologías muy comunes que pueden aparecer juntas. Sin embargo, es importante distinguir su origen para poder llevar a cabo un tratamiento efectivo. Si tiene alguna duda sobre la fuente de su dolor, acuda a un especialista que pueda guiarlo en los procesos de diagnóstico y tratamiento. Recuerde que es mejor prevenir que curar, y la atención médica temprana puede salvarle mucho tiempo y sufrimiento en el futuro.

Para mas información o si quiere solicitar una consulta médica especializada, puede hacerlo en el siguiente enlace:  o tambien puedes escribirme contándome tu caso: CUENTAME TU CASO

Artículos más leídos

Últimos artículos publicados

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *